La investigación del apoyo a la discapacidad mediante Sistemas de Información Geográfica.

Es indiscutible el potencial de los Sistemas de Información Geográfica (a los que llamamos SIG) en multitud de ámbitos, así como la celeridad con la que estas tecnologías se van desarrollando e implementando en nuestra sociedad. Haremos un recorrido por el desarrollo de aplicaciones de estas tecnologías en el apoyo al desplazamiento peatonal urbano en las que se tiene en cuenta parámetros de accesibilidad del terreno, tanto para su representación como para el cálculo de recorridos accesibles. Trataré de ofrecer una mirada al pasado casi inmediato para mostrar algunos proyectos que se han ido gestando en el entorno de la investigación científica académica, a veces tan alejada de la mirada pública, y bastante cerrada a miradas ajenas, como podréis comprobar si queréis consultar la bibliografía.

Los orígenes

Una de las respuestas a la aprobación en 1990 de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) fue el prototipo U-Access (Sobek, 2006), diseñado en el Center for Disability Services at The University of Utah, USA. Se basaba en crear la cartografía mediante un software para la edición de SIG y exportarla a formato SVG (Scalable Vector Graphic) para su implementación en una web. Para ello, se crearon tres tipos de red en función de tres tipos de peatón: Peatón peripatético, sin discapacidad motora; peatón con necesidad de un elemento de apoyo (un andador o un bastón, por ejemplo); y usuario de silla de ruedas. A partir de un sencillo modelo de datos (Fig. 1), se crean tres redes superpuestas, sobre las que se hace el cálculo de rutas, mediante el algoritmo de Dijkstra, para los tres perfiles distintos (Fig. 2).

Figura 1: Modelo de datos esencial, en formato UML. Los fenómenos que representa U-Access no la interface entre individuos y entornos urbanos. Se define al individuo como una de las tres categorías definidas basadas en sus capacidades físicas. El espacio urbanos se define con varios objetos. La localización y los atributos que definen el entorno determinan por dónde puede un peatón, según su capacidad física, sortear los obstáculos urbanos.
Figura 1: Modelo de datos esencial, en formato UML. Los fenómenos que representa U-Access no la interface entre individuos y entornos urbanos. Se define al individuo como una de las tres categorías definidas basadas en sus capacidades físicas. El espacio urbanos se define con varios objetos. La localización y los atributos que definen el entorno determinan por dónde puede un peatón, según su capacidad física, sortear los obstáculos urbanos.
Resultados del cálculo de rutas mediante U-Access, según tres tipos de usuarios: Para un usuario sin discapacidad para desplazarse; para un usuario que emplea algúna herramienta de apoyo (un bastón, por ejemplo); y para un usuario de silla de ruedas.
Figura 2: Resultados del cálculo de rutas mediante U-Access, según tres tipos de usuarios: Para un usuario sin discapacidad para desplazarse; para un usuario que emplea algúna herramienta de apoyo (un bastón, por ejemplo); y para un usuario de silla de ruedas.

Primeros pasos inalámbricos

En 2007, Ding, D. presenta la arquitectura de sistema (Fig. 3) y el modelo de datos (Fig. 4) para un prototipo de asistencia a la navegación para dispositivos móviles PDA, aprovechando su conexión inalámbrica a internet para su uso en el Campus de la Universidad de Pittsburg.

Figura 3: Modelo de Arquitectura distribuída para un sistema de navegación personalizado para silla de ruedas (Personalized Wheelchair Navigation System). Ding, D., 2007.
Figura 3: Modelo de Arquitectura distribuída para un sistema de navegación personalizado para silla de ruedas (Personalized Wheelchair Navigation System). Ding, D., 2007.
Figura 4: Modelo de datos para el Personalized Wheelchair Navigation System. Ding, D., 2007.
Figura 4: Modelo de datos para el Personalized Wheelchair Navigation System. Ding, D., 2007.

La información Geográfica Voluntaria (IGV)

En el año 2008, Holone H. y Misund G. proponen el uso de la información geográfica recopilada mediante la contribución de voluntarios (en adelante IGV) para recopilar datos útiles con los que elaborar una cartografía de accesibilidad para peatones y con los que poder realizar el cálculo de rutas seguras (fig.5). Llamaron a su sistema OurWay. En contraste con sistemas más tradicionales de planificación de rutas, en este sistema la retroalimentación del usuario forma una parte muy importante en el proceso de toma de datos. Se plantea el uso de anotaciones localizadas incorporadas al sistema por sus usuarios para ser empleadas en el proceso de cálculo de rutas accesibles en Halden, Noruega.

Figura 5: Estudio de usabilidad para el sistema <em>OurWay</em>: En exterior con carrito para bebé; navegador móvil empleado; en interior con silla de ruedas. Holone H., Misund G., 2008
Figura 5: Estudio de usabilidad para el sistema OurWay: En exterior con carrito para bebé; navegador móvil empleado; en interior con silla de ruedas. Holone H., Misund G., 2008

Así, parten de una red lineal primigenia neutral, es decir, sin atributos asignados, y dejan que sean los usuarios quienes vayan completando los datos. Se tomaron dos casos de usuario: padres con carrito de bebe, en exterior (fig. 5a); y usuario de silla de rueda, en interior (fig. 5c). Mediante un estudio de usabilidad para saber cómo y dónde distintos usuarios hacían anotaciones localizadas, comprobaron cómo se generaban rutas seguras con muy pocas anotaciones, pero suficientes para la orientación, que iban convergiendo en los mismos lugares. Proponen además campañas de trabajo en campo para la comprobación de accesibilidad en zonas concretas. Esto es, tomar muchos datos por muchas personas voluntarias a la vez mediante los mismos criterios.

Se han creado varios prototipos desde entonces, con líneas parecidas: el empleo de anotaciones localizadas creadas por los usuarios del sistema, como RouteCheckr (Fig. 6 y Fig. 7), un sistema de cálculo de rutas multicriterio personalizable para la movilidad de peatones con discapacidad motora, que emplea OpenStreetMap para alojar sus datos (Völkel T. and Weber G., 2008), que quedaron reflejados en su mapa en Dresden, Alemania.

Figura 6: Arquitectura general del sistema de rutas con anotaciones del usuario RouterCheckr. Völkel T. and Weber G., 2008.
Figura 6: Arquitectura general del sistema de rutas con anotaciones del usuario RouterCheckr. Völkel T. and Weber G., 2008.
Figura 7: Parte del mapa de la universidad Technical University of Dresden, Alemania con una red de itinerarios peatonales superpuesta. Völkel T. and Weber G., 2008.
Figura 7: Parte del mapa de la universidad Technical University of Dresden, Alemania con una red de itinerarios peatonales superpuesta. Völkel T. and Weber G., 2008.

¿Otros puntos de vista?

Existen también otras iniciativas que tienen en cuenta la superficie transitable del suelo para la representación cartográfica, en vez de redes lineales, como el mapa de accesibilidad de la ciudad de Augsburg (Fig. 8), confeccionado mediante una campaña apoyada por la administración local por iniciativa académica.

Figura 8: Mapa de la accesibilidad peatonal en la ciudad de Augsburg
Figura 8: Mapa de la accesibilidad peatonal en la ciudad de Augsburg

Hay otros ejemplos relacionados más con la comunicación de problemas de accesibilidad en su ámbito urbano como el de Rashid, O., 2010., en el que se responde a un pequeño cuestionario (Fig. 9) acerca del problema de accesibilidad antes de añadir la imagen correspondiente georeferenciada a un punto en un mapa (Fig. 10).

Figura 9: Interfaz de una aplicación para dispositivo móvil para reportar problemas de accesibilidad. Rashid, O., 2010.
Figura 9: Interfaz de una aplicación para dispositivo móvil para reportar problemas de accesibilidad. Rashid, O., 2010.
Figura 10: Mapa de problemas de accesibilidad. Rashid, O., 2010.
Figura 10: Mapa de problemas de accesibilidad. Rashid, O., 2010.

El paso de conductor a peatón

Las herramientas más extendidas para la ayuda a la navegación mediante dispositivos móviles se basan en un tipo de usuario que se desplaza a bordo de un automóvil. Esto ha motivado durante los últimos años a añadir al ámbito cartográfico una perspectiva de usabilidad en la creación de herramientas de visualización mediante criterios de diseño basados en requerimientos de un nuevo tipo de usuario: El peatón, y de un nuevo entorno: al aire libre. De esta manera, se obtienen requisitos distintos tanto para la cartografía, como en la manera de interaccionar con el sistema mediante dispositivos móviles (Delikostidis, 2010). Surgen así nuevas formas interacción del usuario con la información geográfica más intuitivas, con posibilidades aún por descubrir (Fig. 11).

Figura 11: Sistema de orientación peatonal en el que se utilizan referencias visuales reconocibles por el peatón. En azul, las zonas desde la que hay visibilidad a un edificio determinado. van Elzakker, C. P., 2010
Figura 11: Sistema de orientación peatonal en el que se utilizan referencias visuales reconocibles por el peatón. En azul, las zonas desde la que hay visibilidad a un edificio determinado. Delikostidis, I., 2011

¿Y en España?

En nuestro país, a lo largo de 2010 y en el contexto del Proyecto PATRAC, “Patrimonio Accesible: I+D+i para una cultura sin barreras”, se desarrolla una herramienta informática (Fig. 12) capaz de realizar rutas óptimas en ámbitos urbanos teniendo en cuenta ciertos parámetros de accesibilidad física, como son la pendiente, la anchura y la altura mínimas o la iluminación. El desarrollo de esta herramienta supone una novedad metodológica en lo que a la creación y rectificación de la información de partida se refiere, ya que se genera información a partir de una nube de puntos proveniente de un levantamiento topográfico mediante Láser Escaner Terrestre y se rectifica utilizando técnicas avanzadas existentes en los Sistemas de Información Geográfica (SIG) (Queraltó, P., 2010; Biere, R., 2010). Así, se construyó un modelo digital del terreno del municipio de Tossa de Mar (Gerona), para determinar rutas accesibles por su casco antiguo. Además de criterios de pendiente y ancho de paso, se introduce como parámetro la iluminación. El principal inconveniente, claro está, es el elevado coste de la toma de los datos pero, desde luego, nos da una perspectiva de lo que puede ser el futuro una vez superado.

Figura 12: Aplicación web para el cálculo de rutas accesibles en la ciudad de Tossa del Mar, Tarragona. (Queraltó, P., 2010; Biere, R., 2010).
Figura 12: Aplicación web para el cálculo de rutas accesibles en la ciudad de Tossa del Mar, Tarragona. (Queraltó, P., 2010; Biere, R., 2010).

 

Quería dar una visión de conjunto de investigaciones científicas en el ámbito universitario realizadas de las que se dispone de documentación. Existen muchas más, con más o menos acierto, que emplean más o menos los mismos conceptos. He tratado de mostrar las pioneras, que han ido implementando la aplicación de nuevas tecnologías. La mayoría de los artículos empleados en la bibliografía pertenecen a publicaciones científicas de pago. Las Universidades pagan suscripciones por las que sus alumnos y personal tienen derecho a su acceso. Una de las mejores formas de navegar por la red en busca de artículos científicos es Google Scholar.

Bibliografía:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*